LIFE, I'M YOUR LOVER

2019
El pájaro y la piedra son dos polos de una misma gravedad en la obra de Pamen Pereira. El vuelo restaña en nosotros ese deseo de una libertad mayor que nos permite avanzar en la luz. Para ella el autoconocimiento pasa por el conocimiento del mundo a través de la naturaleza, de ahí que la emoción se presenta en aquellos itinerarios menos transitados por lo humano. Para que el arte se aleje del artificio, para que habite en su verdad, para que la luz que lo ilumina no se vea refractada por lo ya conocido, es preciso desaprender lo aprendido para recogerse en el origen.

El alimento de toda emoción está, por lo tanto, en desandar el camino. De nada sirve partir creyendo que sabemos lo que buscamos. La revelación siempre aguarda en el lugar aún no conocido. A veces se encuentra en la contemplación de lo más humilde: una raíz descarnada de la tierra, un brote de liquen que habita en la silenciosa oquedad de una roca, la mosca diminuta que escapa del poema de William Blake para posarse en la pregunta de la eternidad, el capullo de seda que el gusano deja en su tránsito hacia la mariposa. La obra de Pamen Pereira no busca ni imita, sino que nace a un nuevo camino de conocimiento en el que es preciso reformular el mundo. (…)
Alvaro Marcos Arvelo
Fotografías Pedro Pinto y Pamen Pereira
EL EVANGELIO DEL TAO – LIFE, I’M YOUR LOVER
Ir arriba